lunes, 12 de octubre de 2015

Sesión continua de horneado

Aprovecho cuando el reloj no apura para darle caña al horno. Igual que cada vez apuesto más por llenar los armarios de ropa hecha en casa y menos comprada, así pasa con los panes y dulces, que de todas maneras prefiero mil veces los hechos en casa. En una de estas sesiones continuas aproveché para hacer una empanada, un bizcocho, unas galletas y un par de panes de mi nuevo libro: Panes caseros, de Cathy Ytak. 

El primero en caer fue su receta del soda bread, un pan rápido irlandés que no requiere fermentado. En poco más de una hora se hace porque utiliza bicarbonato en lugar de levadura o masa madre. No es muy grande, pero es agradecido: la presencia es fenomenal, está bueno y tierno.


El segundo en caer fue un pan multisemillas (calabaza, girasol, lino y sésamo) con harina de espelta. Cometí un fallo con dónde lo dejé lleldar en la segunda fermentación (en una rejilla porque no tengo banasta de fermentación) y me abrió por abajo en lugar de por arriba. Os puedo decir que es un pan un poco más denso, pero rico y ¡enorme! Cunde un montón y lo mejor es que se conserva estupendamente.


El sábado os lo enseñaba en Facebook cómo subía. La verdad es que fue espectacular, de esos panes que te animan a seguir haciendo pan. Ya lo dice la propia autora, si es que el pan se hace a base de buena harina, sal, agua y levadura o masa madre... no necesita ninguna guarrada más de las que le echan en los supermercados ni en esas panaderías de franquicia. La diferencia también se aprecia en la conservación. Y si sois unas enamoradas de hacer pan y degustarlo, admite mil tipos de acompañantes como semillas, tomate, aceitunas, queso, patata... ¡Madre mía!, con una de estas rebanadas ya cenas, ¿eh Mareike?


Y qué decir de las galletas ricas de avena y naranja receta de Webos fritos... Espectaculares. Era la primera vez que hacía la receta y salieron unas 30 galletas. Muy recomendables.


Menos mal que la caja la tengo a buen recaudo... como suele pasar con todas las galletas caseras.


También probé otra nueva receta de otra de mis últimas adquisiciones libreras (comprado en la tienda sueca, por aquello de probar nuevas cosas). Hice unos bollitos que valen como pan de hamburguesa y para el desayuno con mantequilla y mermelada. Tengo que mejorar la receta, creo que me quedó la masa demasiado húmeda, pero hoy el desayuno fue fenomenal. Y vosotras ¿os animáis con el pan y la repostería casera?

10 comentarios:

  1. ummmm que bueno todo!! voy a probar las galletas de avena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me dices, pero están buenísimas! El toque de naranja es total

      Eliminar
  2. Me encanta hacer pan!!! Lo que no sé muy bien es dónde comprar las diferentes harinas y semillas... al final siempre acabo haciendo los dos o tres panes típicos normales (y con ellos disfrutamos un montón!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no hagas una gran variedad va bien la cosa. Las diferentes harinas puede que en panaderías de las de siempre, tiendas de comercio justo... yo aprovecho también los mercados para comprar escanda (que aquí se produce) o centeno, por ejemplo. La de espelta me dicen que también en herboristerías. Y semillas desde tiendas de frutos secos, que también puedes encontrar en supermercados...

      Eliminar
  3. ummmmmmmmmmmm soy una negada en la cocina, me da una envidia este superpoder!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué buena pinta tienen todas las recetas! La de galletas me la apunto de cabeza :) Por ahora lo único que he conseguido hacer son bizcochos y magdalenas pero me encantaría cogerle el truco al pan.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuando descubras el mundo del pan... ¡Otro vicio!

      Eliminar
  5. Qué buena pinta! Creo que me voy a nimar a hacer pan. Cuando? Mmmmm, ya sacaré un rato... Jajajaja!!

    ResponderEliminar

Estoy deseando leerte...