viernes, 10 de mayo de 2013

Las manos que me enseñaron a ganchillear II

Hoy os muestro mi herencia de las manos que me enseñaron a ganchillear (parte, porque otras cosas que mi abuela dijo siempre que eran para mi... ya se encargaron las aves de rapiña de hacerlo desaparecer, como tantas otras cosas que tampoco eran para ellas; ésas que cuando se las necesita nunca están, pero para dedicarse a liar siempre están dispuestas... sin que nadie las reclame, con su lista de preferencias...).

Ésta preciosa caja de infusiones Pompadour del año catapún chimpún que...

...en su interior contiene cordón de goma, cremalleras, velcros, hilos, cinturillas, carros de cremallera, cierrapolleras (así lo llamaba mi otra abuela, la asturiana, que era modista), gomas, hilos de bordar...

...y esta labor a ganchillo de redecilla que parece una boina, cosa que me extraña por la finalidad en mi abuela, y que me inclino más por una bolsa para cocer los garbanzos dentro del cocido y así tenerlos controlados a la hora de servir...

... y este tupper ware...

...con hilos, un estupendo kit de agujas de coser con largos, grosores y ojos diversos (las que yo tengo hacen un grato favor a los oculistas...), tijeras, centímetro, jaboncillos, dedales...

...más hilos de coser en la segunda planta... 

... estos enhebradores, el blíster de botones (siempre me hizo gracia esta presentación), una pedazo de aguja de fierro de las que usaban para los colchones, creo, y esta aguja de ganchillo XXL de aquellos tiempos...

 ... y una colección de dedales, que me quedan un poco grandes (mi abuela era de manos grandes y largas uñas pintadas siempre de rojo) y este tubo de optalidón lleno de agujas laneras y de bordado, de punta roma, ahora sí que voy servida...
 Estos enhebradores automáticos siempre me hicieron mucha gracia.


18 comentarios:

  1. Ay, las herencias... pero aún así, qué de recuerdos juntos, no???

    Me gustó mucho tu anterior post.

    Sí, mi chaqueta es de esas que se ponen sin nada encima. Y, para darte un poco de envidia, yo estoy tejiendo un cuello, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gustara mi "repensamiento", jeje...

      Eliminar
  2. Seguro q te hara muy feliz poder usar estas cosas... Cosas sencillas que realmente son tesoros de incalculable valor para nosotras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, y sobre todo sus agujas de ganchillo, pero ésas son de las cosas "desaparecidas"

      Eliminar
  3. Lo mejor de todo es saber que sus manos las usaron y ahora son tuyas. Lo del optalidón me ha recordado que mi abuela también lo tomaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te digo la verdad, yo creo que mi abuela no tomaba optalidón. Y yo nunca había visto esos botes, pero éste en particular me gusta mucho con sus letras alemanas antiguas (no sé si todos son así o sólo los antiguos...)

      Eliminar
  4. QUÉ EMOCIÓN TENER ESOS RECUERDOS!! SI CADA COSA CADA AGUJA Y HERRAMIENTA HABLARAN CUÁNTAS LABORES Y SECRETOS CONTARÍAN!!
    OJALA YO TUVIERA DE ALGUNA DE MIS ABUELAS ALGUN RECUERDO, PERO HAY GENTE QUE COMO TU DICES SOLO ESTAN PARA HACER LÍOS Y DESAPARECER ESOS BELLOS RECUERDOS
    TE DEJO UN ABRAZO Y UN BESO!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo tantos recuerdos de sus agujas y mantas...

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Me alegro de que te gustara. Muchas gracias Amaia

      Eliminar
  6. Menudo tesoro! Me encantan estaas cosas antiguas. Y si encima son de tu abuela más.
    Yo las agujas de ganchillo las tengo en un tubo de vitamina C q era tb de mi madre y antes de mi abuelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, esos pequeños detalles que en el presente no les das mayor interés, y que con el paso de los años adquieren importancia...

      Eliminar
  7. vaya tesoro tienes ahí! qué bellezas!!
    que lo disfrutes mucho! besos!

    ResponderEliminar
  8. ¡que emocionante! hacía como yo, que guardo todo en cajitas, de madera o de zapatos y luego se me olvida que tengo dentro. Mi marido mejorando pero despacio, y yo trabajando mañana y tardes y no tengo tiempo a nada, por eso tardo en pasarme a saludaros pero no os olvido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan las cajas, y no es que haga colección, que me parece un rollo coleccionar cosas, luego no tienes dónde meterlas... Bueno, si va mejorando bien, que últimamente hay muchos disgustos a mi alrededor... Besos

      Eliminar
  9. Qué joyitas te has llevado a casa, wapa!!! Seguro que más uno piensa que esas cosas no valen nada y las tirarían, pero tú si que sabes el valor sentimental que tiene. Ahora a disfrutarlas y cuidarlas.
    Besosoosos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tienen tanta historia... Una hermana de mi abuela le dio más cosas suyas y de mi bisabuela, la de las manos de oro, así que estoy esperando que vuelva la mía mamma

      Eliminar

Estoy deseando leerte...