martes, 31 de mayo de 2011

Otra de patucos



Seguimos con los patucos, aprovechando restos de lanas. Estos también me hicieron gracia cuando los vi porque tampoco son los típicos tópicos.

viernes, 27 de mayo de 2011

Flores contra la lluvia

¡Menudo asco de tiempo! Este mes de mayo no hubo manera de librar. Incluso los días de calorón exagerado y sol acabaron con tormenta. Menos mal que es el mes de las flores... Algunas florecieron en mi jardín.


Y también en las solapas (diademas, camisetas y demás aplicaciones).


Y este fin de semana hay más mercados de artesanía. Habrá que dar una vuelta a ver lo que hay. Que descanséis de la semana.

jueves, 26 de mayo de 2011

De chaqueta a manta

¿Cuántas veces os habrá pasado que compráis una lana que os encanta y luego no resulta como se esperaba? A mi me encantó esta lana gorda y jaspeada en verdes.


Primero fue una chaqueta para mi, pero resultaba demasiado gorda para lo corta que era (no había más lana). Después se convirtió un jersey tejido con agujas más gordas aún, también para mi. Pero seguía pareciendo un 'hombre michelín'. Así que la deshice nuevamente.

Finalmente, después de años guardados los ovillos, acabó convirtiéndose en una manta para peques. Sencillina, porque no daba para más, aparte que la lana era demasiado gorda para hacer florituras. Para darle un poco de gracia, una vuelta a verde de ondas como remate.


PD: Ya tengo fichada la chaqueta para la lana de la anterior entrada. A ver si me da el ovillo y si me convence una vez vaya tejiendo.

martes, 24 de mayo de 2011

Buscando un proyecto

Ésta es otra de las lanas heredadas.


Estaba hecha a medias una chaqueta de niña, así que la deshice y ahora busco qué hacer con ella. A ver qué veo que me convenza, aunque tampoco sé cuánta lana tengo ni para cuánto me puede dar. Coincidir con la tintada va a ser un poco misión imposible, aunque siempre se puede combinar con otro color que le vaya. Ya veremos.

sábado, 21 de mayo de 2011

Pan milagro

De vez en cuando me presta hacer pan.


Al principio compraba una harina con premezcla en el Lidl, pero me enseñaron una receta artesanal más sencilla, natural y barata de hacer, así que dejé la primera opción para pasarme a la segunda más casera. Luego iba "innovando" y le añadía semillas varias (con lo que me encantan los panes alemanes e ingleses, y aquí para eso hay muy poca variedad).

Rabilando por internete encontré esta otra receta que me hizo mucha gracia por su nombre: pan milagro. Y la verdad que talmente me pareció, sobre todo porque la hago un poco a ojo, aprovechando un medidor que viene en onzas y tengo que hacer la conversión de aquella manera (es que me cargué el medidor de pyrex que tenía, así que hasta que no compre otro, que se me olvida siempre, estoy abonada a los bizcochos de yogur que utilizas las medidas del envase y poco más).


Y éste es el resultado final. Damos fe en casa que el pan está wenísimo, aunque la hogaza es un poco pequeña puede también porque se hace en la fuente de pyrex que os pongo en la foto de arriba. Espero que cuando tenga mi ansiado medidor termine de darle el punto con las medidas, pero vamos, que para regalar el diente está muy bien. Si os animáis a hacerlo, ya me contaréis qué tal la experiencia.

jueves, 19 de mayo de 2011

Zafarrancho de combate


¿A veces no os apetece tirarlo todo y empezar de cero? Acumulas ropa que nunca pones, pero por si acaso, mierdecillas varias de viajes, visitas y demás que en un principio te dan pena tirar... Y en mi caso también muebles heredados cuando nos vinimos a vivir a nuestra casa.

En un principio te hacen un apaño. Además teníamos la excusa perfecta para aceptar toda la porquería: vamos a hacer obra en casa, así que ¿para qué meterse en muebles que no sabes cómo te encajarán después? El problema es que después tienes que justificarte y dar cuentas de por qué te deshaces de unos muebles que ni quien te los prestó los quiere para nada, sabiendo que eran una solución temporal.

El caso es que estoy deseando tirarlo todo y poner la casa a mi gusto, con mis cosas, vistiéndola poquito a poco, ganchillear y personalizarla para que sea mi propio hogar.

De momento, y ante la espera, me conformaré con el zafarrancho de combate, es decir, la limpieza general de todos los años.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Patucos para combinar

Como me sobró un montón de lana (la revista de donde saqué el patrón de la ranita decía que dos ovillos de gris y utilicé poco más de la mitad de uno) pues aproveché para hacer unos patucos que vi en otra que me gustaron por diferentes a los típicos.


Los deshice varias veces porque quedaban muy pequeños, al final metí la lana doble, cambié de aguja varias veces... Es que comparando con otros me siguen pareciendo un poco pequeños, aunque sean de primera puesta. De todas maneras me parecen muy graciosos.


Bueno, cruzo los dedos y espero que le quede todo pintiparado.


Esto de navegar por los blogs tiene un peligro... se te pasa el tiempo en un periquete y avanzo muy poco. Seguro que os pasa lo mismo, ¿o sois más estrictas con los tiempos?

lunes, 16 de mayo de 2011

Ranita gris-blanco

Ya os había enseñado en otra entrada que traía un proyecto entre manos. Pues aquí está. Realizada a punto, la talla es para recién nacido, aunque le eché alguna vuelta de más, por si acaso para curarme en salud. Lo que me sigue chirriando es la poca variedad de colores que hay para peques: o rosa o azul, más blanco, y poco más (verde, gris, tostado...). No salimos de los tópicos...

Un detalle del delantero...


... y otro de la espalda

viernes, 13 de mayo de 2011

Lanas regaladas

Siempre me pregunté cómo la gente puede tirar determinadas cosas. Cierto es que corres el riesgo de acabar sufriendo un síndrome de Diógenes (aunque estos más bien es que recogen todo lo que pillan). Pero hay cosas que son una pena, siempre le pueden hacer un apaño a alguien y antes que tirarlas a la basura... puede haber algún interesado o necesitado a nuestro alrededor.

De ahí que me parezca interesante algo que en otros países como Alemania, Gran Bretaña o EE.UU. se estila tanto y que en España... pues no, salvo excepciones. Y son los mercadillos. (Exceptuando cuando intentan colarte cualquier mierdecilla...).

El caso es que una amiga de mi madre me dio unas cuantas lanas que ella consiguió al pedírselas a una vecina que iba a tirar un montón de ellas. Lo que pasa es que me da palo pedir y me quedé con éstas pocas...


NOTA: Este blogger... Me machacó esta entrada, pero ya vi que no fui la única. Feliz fin de semana.

lunes, 9 de mayo de 2011

Chaqueta terminada

Hace ya tiempo que acabé mi primera chaqueta de ganchillo. Lo cierto es que los remates me daban un poco de pereza y lo iba dejando. Pero por fin aquí está, esperando a ser estrenada.


La talla es para unos dos años y medio largos y los botones también están hechos a ganchillo, a ver qué tal resultan. Si no, tiempo hay de ponerlos de pasta.



Aquí os dejo un detalle de la vuelta de fantasía que remata la chaqueta en puños, bajos y parte central.


¿Qué os parece?